El método japonés para limpiar tu casa

Oosouji, el método japonés para limpiar tu casa antes de que termine el año

La técnica ancestral japonesa para despejar tu casa de suciedad y malas energías.

mercado inmobiliario

En la cultura japonesa tradicional se valora mucho la limpieza y el orden del hogar, ya que son elementos que contribuyen al bienestar personal y la paz mental. El método Oosouji es una técnica ancestral que consiste en despejar en profundidad la casa de cualquier tipo de suciedad u objeto inútil, para poder comenzar el año sin cargas negativas.

El proceso no es precisamente rápido, por lo que si te decides a hacerlo asegúrate de contar con el día entero libre. Lo ideal es comenzar pronto por la mañana, cuando estamos despejados y llenos de energía. En el método tradicional es común que participe toda la familia en la limpieza, incluidos los niños.

Lo preferible es que apagues el móvil ya que también se trata de un proceso de limpieza mental y es mejor que no cuentes con distracciones externas. Pon música de fondo, algo relajante que no te haga perder la concentración. Desayuna bien, escoge ropa cómoda y ponte manos a la obra.

Se trata de no dejar ningún rincón de la casa sin revisar. Limpia detrás de los muebles, abre los armarios, saca todas las cosas y quita la suciedad también del interior. Es mejor si te ayudas de dos bolsas, una donde metas todo aquello que vas a tirar y otra para lo que puedas donar. Después de sacarle brillo a todos los objetos vuelve a reorganizarlos en los cajones y armarios ya limpios.

 

decoracion
Gtres

En la cultura japonesa es habitual usar vinagre como desinfectante para los muebles, y frotarlos con trapos de algodón para evitar dejar muescas o marcas. Al pasar la escoba es mejor barrer hacia la entrada de la casa para evitar que la suciedad se extienda por el interior. 

 

metodo japones
Flickr/Creative commons

La limpieza de una habitación se realiza de arriba abajo, para evitar que caiga suciedad sobre una zona por la que ya habíamos pasado. También se hace siguiendo el sentido de las agujas del reloj, de forma circular para terminar en el punto donde comenzamos, así evitamos olvidarnos de cubrir ninguna zona. 

Acuérdate de cambiar todo aquello que esté roto o que ya no sirva: como bombillas, cables y cargadores que ya no usas, utensilios viejos o desgastados… Por último, paga también las facturas. Esto también forma parte de la limpieza del hogar ya que cuando estemos libres de deudas nos sentiremos mejor por dentro.

Una vez hayas terminado, notarás la diferencia en el ambiente y te sentirás mejor contigo mismo, más relajado y en un espacio libre de cargas