Clarín – Por Diego F Migliorisi – La actualidad del Mercado

El mercado inmobiliario en la ciudad de Buenos Aires, a pesar de no estar ajeno a las diversas situaciones económicas que le han tocado vivir al país y al mundo, no ha sido afectado en gran escala.

La realidad es que la inversión en inmuebles y la construcción, si bien ha sufrido una merma en el último semestre, continúan activas y aún se nota que se mantiene el espíritu emprendedor en quienes desde hace años vienen confiando en la construcción de viviendas multifamiliares y en quienes deciden invertir en la solvencia de un inmueble sus ahorros, para su renta o como un primer departamento.

Todos ellos hoy se encuentran cautelosos pero con ánimo de seguir. Ya descartadas las teorías especulativas de bajas abrumadoras, en los precios de los inmuebles (para quienes se manejan en efectivos) y de despidos generalizados, podría admitir que en el último semestre del año 2009 la inversión inmobiliaria continuará activa como así también la demanda, ya que quien se dedica a construir proseguirá con sus proyectos y su estructura que le han dado éxito importantísimos; y aquel que tiene sus ahorros e intenciones de progreso verá en la propiedad, la solvencia, la seguridad y la tranquilidad de haber pasado por todas las crisis y que nadie la pueda retener ni se la pueda llevar.

Al mismo tiempo que tiene que pensar que a lo largo del tiempo recuperará sus valores históricos.

Por lo tanto considero que la inversión inmobiliaria es la solución para la tranquilidad económica de la familia y también para la seguridad física, al no tener dinero efectivo en sus viviendas particulares y no correr el riesgo que el delito lo desapodere el mismo en un segundo. Por el contrario, podrá obtener una excelente renta mensual y la inversión intacta.

Los barrios centrales de la ciudad de Buenos Aires como Villa Crespo, Almagro, Caballito y Palermo son los lugares más recomendables para la inversión ya que el gran desarrollo en viviendas, comercios e infraestructura que han tenido en los último cinco años y su exclusiva ubicación geográfica que interconecta en pocos minutos a cualquier punto de la Ciudad permiten compensar satisfactoriamente la relación inversión-renta y vivienda-trabajo.

Las vías más características de la zona son otra muestra de las ventajas de estos barrios: están entre grandes venidas como por ejemplo Corrientes, Rivadavia, Santa Fe, Pueyrredón y Juan B. Justo, ésta última de gran potencial, al iniciarse las obras que solucionarán en forma definitiva los problemas pluviales.