PUERTO RICO SIGUE CAPTANDO INVERSIÓN INMOBILIARIA PESE A SU SITUACIÓN ECONÓMICA 18/07/2014

Los problemas económicos de Puerto Rico, que han  castigado a los inversores y hecho la vida difícil a muchos lugareños, no es óbice para que los inversores inmobiliarios quiera seguir aprovechando las oportunidades.
Un número cada vez mayor de firmas de capital privado y distintas gestoras inmobiliarias han estado comprando o promoviendo hoteles de alta gama y residencias de lujo. Ha habido cerca de  1.000 millones de dólares en compras de propiedades  de lujo en la isla en el último par de años, dicen los inversores locales, a pesar de que la economía de la isla ha caído en picado y los analistas ven surgir el fantasma del default.

Algunos ven estas inversiones como  una apuesta a largo plazo ante  la eventual recuperación de Puerto Rico, y en que a los turistas no les preocupa la situación del crédito en la isla. Nadie controla el balance de situación del lugar donde se va de vacaciones.

Otros apuestan a que los cambios fiscales, que eliminan la mayor parte de los impuestos sobre las inversiones, atraerán a miles de ciudadanos ricos de Estados Unidos para comprar casas en la isla y establecer su residencia.

La industria  hotelera en la isla está en auge, con una actividad cercana a los niveles vistos por última vez antes de la recesión global, dicen los inversores. Cerca de 4.2 millones de personas visitaron Puerto Rico entre junio de 2013 y el mismo mes de este año. Visitas que están casi un millón por debajo del pico de 2008, pero las cifras han ido en aumento.

CPG Real Estate, uno de los mayores propietarios de inmuebles en Puerto Rico, abrió el lujoso Ritz Carlton Reserve en Dorado, ubicado en la costa norte, a finales de 2012.

Las tarifas medias diarias en la isla alcanzaron un máximo histórico en febrero, en  medio de la temporada alta, en 256,29 dólares, un 13% más que el año anterior, según Smith Travel Research. Ese aumento fue aproximadamente el doble de lo que otros destinos del Caribe experimentaron durante ese mes.

Los ingresos de Puerto Rico por habitación disponible, una medida de rendimiento para la industria, fue 99.82 dólares en 2013, el nivel más alto en los 15 años que se lleva haciendo un seguimiento de estas cifras.

Los analistas señalan el alto número de vuelos a Puerto Rico, la facilidad de viajar sin pasaporte para los estadounidenses, las costumbres de los ciudadanos de los Estados Unidos, y unas infraestructuras más desarrolladas en la isla que en otros puntos calientes de la región.

Sin embargo, los problemas de desempleo de la isla, la reducción de la población y la demanda de crédito podrían  socavar la propiedad inmobiliaria. La compañía eléctrica propiedad del gobierno, que está plagado de problemas, cobra a los clientes más del doble del promedio de los EE.UU.

A principios de este mes, Moody s Investors rebajó el rating a la  Comunidad de Puerto Rico a B2 desde Ba2, afectando a 14.400 millones dólares de bonos en circulación. El mercado de la vivienda de la isla sigue siendo severo, con precios de los condominios alrededor del 25% al 40% por debajo de los de hace seis años, según José Villamil, presidente de Estudios Técnicos, firma de consultoría económica con sede en Puerto Rico.

Sin embargo, algunos inversores están haciendo apuestas a largo plazo en propiedades residenciales, buscando propiedades que atraviesan dificultades financieras y que pueden adquirirse a bajo precio.

Uno de esos inversores es Putnam Puente Funding LLC, una firma de capital privado que adquirió el puerto deportivo más grande de la isla el año pasado y un complejo residencial en 2012.

El inversor más destacado es John Paulson, un multimillonario de fondos de cobertura que hizo su fortuna apostando contra el mercado de la vivienda antes de la crisis financiera mundial. Paulson habló en abril en una cumbre sobre inversión en San Juan, donde instó a los inversores a comprar una propiedad en la isla para aprovechar las ventajas fiscales aprobadas en 2012.

Estas leyes redujeron drásticamente los impuestos federales sobre las ganancias de capital e ingresos por intereses o dividendos,  para los ciudadanos estadounidenses,  que pasan al menos 183 días al año en el territorio. El Gobierno de Puerto Rico dice que hasta ahora, 280 personas se han trasladado a la isla por razones fiscales, y que también lo han hecho  250 empresas. El gobierno pronostica que miles de personas y empresas llegarán en los próximos años.

El año pasado, Paulson & Co. tomó participaciones en el Bahia Beach Resort & Golf Club y St. Regis Bahia Beach Resort, que ofrece cabañas privadas, servicio de mayordomo y acceso a la selva tropical.

En marzo, la firma dijo que invertirá 260 millones dólares en comprar dos hoteles adyacentes frente al mar y una torre residencial en San Juan. El costo incluye completar el lujoso hotel de Vanderbilt. Está programado para abrir a fin de año, lo que dará a Paulson & Co. cerca de 1.000 habitaciones de hotel en la isla, con planes para construir cientos de viviendas en un terreno recién adquirido.

FUENTE: http://www.realestatepress.es/MostrarNoticia.asp?M=0&Id=74665