La Nación – Locales al ritmo de la moda

En 2003, la indumentaria lideró la reactivación del sector, generándose muy poca vacancia

Lunes 22 de diciembre de 2003 | Publicado en edición impresa
Locales al ritmo de la moda

En octubre último se registró un crecimiento del 4 por ciento en la ocupación de espacios acompañado por un incremento en la compra de los artículos.  / Hernán Zenteno

Como el resto de la actividad económica, el movimiento comercial en la ciudad de Buenos Aires arroja números más que alentadores. Según el Centro de Estudios Metropolitanos para el Desarrollo Económico (Cedem) del Gobierno de la Ciudad, la tasa de vacancia descendió un 35% desde octubre de 2002, alcanzando el 93,6%. Si se analizan los rubros que dinamizaron este crecimiento, el de indumentaria fue protagonista: 22% del total de las aperturas del último año y cerca del 30% en octubre de 2003.

Dentro de la ciudad se observan tres centros comerciales a cielo abierto que se especializan en este rubro. La avenida Avellaneda es la que contiene el mayor porcentaje de locales dedicados a la indumentaria (98,9%), le sigue Murillo con el 80% de locales específicos de cuero y Córdoba, que en los últimos meses creció en cantidad de locales de este tipo, que hoy alcanzan hasta el 67% del total.

Si bien las tres arterias contienen una oferta similar, cada una tiene su personalidad. Daniel Cohen, de la inmobiliaria homónima, afirma: “El perfil de los locadores comerciales es de nuevas pymes, que incluso tienen sus talleres de confección en el primer piso o en la zona, y que abren su punto de venta para fortalecer la línea de productos”.

Así, Avellaneda se convirtió en el punto de atracción de revendedores del interior, o de gente que busca ropa de calidad, a buen precio y directamente de quienes la diseñan y confeccionan.

Córdoba, por su parte, continúa con la tendencia de albergar las más afamadas marcas. “Dos recientes incorporaciones hablan de este nuevo perfil: Kosiuko acaba de abrir un megalocal de 600 metros cuadrados en la esquina con Lavalleja, mientras que Levis hará lo propio en los próximos días entre Scalabrini Ortiz y Malabia”, explica Horacio Berberian, de la inmobiliaria Shenk.

Murillo, mientras tanto, preserva su perfil orientado a los productos realizados en cuero: carteras, camperas y calzado, entre otros.

Escasez de la oferta Si hay algo en común en estos centros comerciales es la escasez de locales y, por ende, la suba en las cotizaciones. “Hoy, los contratos que se realizan contienen cláusulas de actualización semestral, puesto que en los últimos 18 meses hubo una suba promedio en las locaciones de entre un 20 y 50 por ciento”, asegura Berberian.

Los números del relevamiento del Cedem son más que evidentes. Murillo registró en octubre un crecimiento del 4% en la ocupación, alcanzando una tasa de ocupación del 92%. “En este momento no quedan locales, hasta el punto que los departamentos en planta baja al frente se valorizaron un ciento por ciento: tenemos en venta en esa zona un dos ambientes a la calle, cuyo valor no debería superar los 18 o 19 mil dólares, mientras que ya recibimos ofertas por 32 mil, justamente por su potencial de conseguir las aprobaciones para convertirlo en local comercial”, explica Diego Migliorisi, de la inmobiliaria del mismo nombre.

La expansión de Murillo incluso se da hacia la Av. Scalabrini Ortiz, donde cada día aparecen nuevas propuestas. “La creciente visita de turistas en busca de prendas de cuero es otro de los factores que dispararon la demanda”, concluyó.

El centro comercial de Avellaneda se extiende desde Condarco hasta Joaquín V. González y su eje se concentra entre el 2900 y 3500. Su tasa de ocupación es de las más altas de la ciudad: cerca del 95%, hasta el punto que, debido a la escasez de locales sobre la avenida, las calles laterales se han convertido en alternativa.

La avenida Córboba, si bien contiene una variedad de propuestas que trascienden la indumentaria, este rubro lideró las aperturas e incrementó la oferta.

Berberian, de Shenk, delimita la zona más demandada entre las calles Lavalleja y Serrano. La vereda más buscada es la par, principalmente entre Aráoz y Gurruchaga, donde un local de 5 metros de frente se llega a cotizar hasta los 5 mil pesos mensuales. “Hoy son contados con los dedos de una mano los locales disponibles”, concluye. Y lo confirma el estudio del Cedem: su tasa de ocupación es de las más altas: 94,5 por ciento.

Sebastián Stupenengo