Clarín – Claves para cambiar la situación

icono diariosPara que la construcción detuviera su desaceleración y pudiera volver a un fuerte crecimiento, deberían cambiar cinco situaciones del contexto actual, según señalan los especialistas.

1 La primera es la eterna traba que tiene la gente para acceder a un crédito hipotecario . Según un estudio de la consultora Abeceb, la cuota mensual para comprar un departamento nuevo de 60 m2 ronda los $ 3.606, mientras que el alquiler de una propiedad similar está, en promedio, en $ 1.250. Esa relación de 3 a 1 bloquea cualquier ilusión de una gran parte de la sociedad de alcanzar su techo propio.

2 Hay otra cuestión que tiene que ver con la coyuntura económica y política. “Si la inflación cediera y tras las elecciones se aclarara el panorama político, podría recuperarse cierta confianza de los inversores . No hay que olvidar que una construcción implica 18 a 24 meses”, aseguró Néstor Walenten, titular de la Cámara Inmobiliaria Argentina.

3 También sería útil que el Estado lograra mejorar los barrios del sur y el oeste para que la inversión privada se viera tentada de moverse hacia esa zona . Si bien iniciativas como la extensión del subte H hasta Parque Patricios y Pompeya sin dudas puede ayudar, aún falta más desarrollo de los transportes, servicios, escuelas y espacios verdes. La apuesta a largo plazo de que la creación del Distrito Tecnológico en Parque Patricios –para atraer empresas del rubro informático– lateralmente incentivara la inversión inmobiliaria en la zona, hasta ahora no vio sus frutos : el año pasado hubo sólo 10.966 m2 autorizados para el barrio, un 26% menos que en 2009.

4 Los conflictos que se dieron por protestas vecinales contra la construcción indiscriminada de torres en sus barrios, y que llevaron a varias modificaciones de la normativa, tuvieron su importancia. Fueron positivas para la gente que no quería los edificios, pero para los desarrolladores significaron más incertidumbre , al igual que los problemas que suelen tener algunos empresarios de la construcción para lograr que les autoricen los proyectos. En la propia Legislatura porteña reconocen que las modificaciones hechas fueron parches , y que falta una reforma de fondo de los códigos de Planeamiento Urbano y de Edificación, que aclaren el panorama y respeten los lineamientos marcados por el Plan Urbano Ambiental.

5 Este último punto es otro de los que señalan los inmobiliarios como una necesidad. “Hace falta proteger las zonas residenciales, pero se debería permitir construir más en las avenidas ”, opinó Diego Migliorisi, de la inmobiliaria Migliorisi.