Las necesidades de mudanza movilizan el mercado de los usados

Las propiedades usadas, que sufrieron el mayor impacto del cepo, mantienen cierto nivel de operaciones, impulsadas por usuarios finales. Los brokers señalan que las negociaciones rondan 10%, por debajo del precio de publicación, en aquellas unidades bien tasadas.

Los brokers consultados coinciden en que la actividad se centra en unidades de 1 y 2 ambientes, la mayoría son usuarios finales con necesidades de mudanza puntuales. Se han realizado algunas operaciones con Cedin, pero en menor medida. En Capital Federal, la moneda de referencia continúa anclada en el dólar. “El valor de cierre de las propiedades es una cuestión de oferta y demanda, pero fundamentalmente de la flexibilidad de las partes. No hay un porcentaje exacto pero generalmente no supera el 12%”, sostiene  Diego Migliorisi, socio gerente de Migliorisi Propiedades.

“El segmento residencial de usados fue el más afectado desde la implantación del cepo inmobiliario en octubre de 2011. Hoy se concretan aquellas operaciones, en las cuales comprador y vendedor tienen una “real” necesidad de mudarse”, precisa Gabriela Goldszer, Vicepresidente II del Colegio Profesional Inmobiliario (CUCICBA) y titular de Ocampo Propiedades   Y apunta que el precio, que continúa en dólares, es solo una de las variables de la negociación.  Los barrios más demandados son Palermo, Belgrano, Barrio Norte y Nuñez. Y han realizado varias operaciones con Cedin. “Para el resto del año esperamos que se vayan concretando las decisiones de compra postergadas, siempre y cuando haya menos incertidumbre general”.

En tanto, Migliorisi coincide en que el mercado está expectante y cauteloso ante las diversas situaciones político-económicas nacionales e internacionales. Y puntualiza que la  actividad se circunscribió en los últimos meses a unidades de 1 y 2 ambientes. En algunos casos las viviendas familiares de 4 ambientes (con o sin dependencia) también fueron protagonistas. “La mayoría son casos cuya utilidad es el uso propio y no la inversión”, precisa. En cuanto a ubicaciones destaca el corredor norte de la ciudad, y barrios del centro: Villa Crespo, Almagro, Caballito, Abasto, Colegiales como los más demandados

“El mercado tuvo una pequeña reactivación desde la devaluación. Hubo un sinceramiento en los precios, lo que permitió que se encontraran el comprador y el vendedor. Para lo que resta del año, mucho dependerá del comportamiento del dólar. De mantenerse la brecha cambiaria, debería seguir esta reactivación. De lo contrario, se corre el riesgo de un nuevo paráte”, resume Francisco Altgelt, director de Altgelt Negocios Inmobiliarios.

Por su parte  Ariel Champanier, Broker Owner de RE/MAX Premium, resalta que se están concretando aquellas operaciones, en las que los propietarios han sido realistas ante la situación y ajustaron sus valores a lo que el mercado hoy paga, es decir un 25% por debajo, en dólares, desde el comienzo del cepo cambiario. Además, comenta que si la unidad está en precio no se negocia por debajo del 10% como mucho. En su opinión, las operaciones con cedines fracasaron, concretaron sólo dos.

Si de precios se trata, Champanier considera que han llegado a su piso y que no bajarán mucho más. “El mercado está tranquilo, en nuestro caso trabajamos para concientizar a los clientes sobre los valores y si no están dispuestos a aceptar los precios de tasación del mercado preferimos no tomar la propiedad, hay que trabajar seriamente sobre esto”