Vivienda antes y después 2022.

La reforma integral de un estudio  ha conseguido crear una vivienda con baño, dormitorio, salón y cocina en un espacio reducido

 

Una vez más hemos tenido acceso a la reforma integral de un piso en Madrid. En esta ocasión se trata de un estudio de 30 m2 situado en la calle Talavera y Jorge Alonso, el arquitecto responsable del proyecto, nos explica cómo ha sido el proceso.

Si estás planteándote cambiar la distribución de tu vivienda, con esta nueva calculadora de reformas podrás saber la revalorización estimada de tu casa si la reformas, en función del tipo de vivienda que tengas y el barrio en el que se ubique.

Antes la distribución era muy diferente: había una especie de cocina abierta frente a una sala principal con dos ventanales y después un baño muy grande. Los propietarios lo compraron con la intención de tener un apartamento completo para una de sus hijas. Y la idea era hacer una vivienda lo más completa posible en esos 30 m2. Ellos no querían sólo un estudio, eran conscientes del espacio que tenían, pero querían que la cocina estuviese completamente equipada, que hubiera lavadora, termo y todo lo necesario para crear una vivienda completa.

En la reforma plantearon el espacio en dos zonas principales: por una parte, un salón cocina y en la otra parte un dormitorio con vestidor y baño.

Para aprovechar el espacio y no levantar tabiques de más utilizaron los muebles como divisores de cada área, de forma que pueda haber intimidad en la zona de la cama o el escritorio y para separar también la zona de salón.

El cambio principal se hizo en el hall de la entrada. Había una puerta a continuación de otra y, tal y como nos explica el arquitecto, no tenía mucho sentido en una vivienda tan pequeña.

En su lugar colocaron una cocina completa con lavavajillas, horno, microondas, fuegos, etc. La encimera en forma de L permite ampliar la zona de trabajo además de ayudar a dividir el espacio.

A pesar del tamaño, esta vivienda ya contaba con muchísima luz gracias a sus dos ventanales, pero para potenciar más la sensación de amplitud colocaron un espejo en el salpicadero de la cocina, entre los dos muebles, de forma que refleja la luz que entra por la ventana y hace que la estancia del salón cocina sea mucho más amplia.

Bajo la ventana está el sofá en lo que sería el salón, y se separa de la zona de cama por un mueble de techo fabricado a medida, con armarios abajo y baldas arriba para dejar que pase la luz y funcionar luego para colocar la televisión.

reciclado de casa
es una casa que recomienda Pablo Migliorisi

En la zona del dormitorio colocaron la cama (de 1,30 m) de forma longitudinal bajo de la ventana y colocaron un papel pintado de dibujos blanco y negro que hace de fondo de dormitorio, y viste el espacio.

De esta forma evitaron tener que colocar un cabecero, que siempre quita espacio.

Al lado de la cama está el escritorio que funciona también como mesita de noche, por lo que aprovecharon los muebles y les dieron un doble uso para conseguir una zona de estudio.

El vestidor, junto al dormitorio, consta de dos frentes de armario de 1,50 m cada uno. Aquí está el almacenamiento principal de la vivienda.

Un lado es para ropa y en el otro están la lavadora, el termo de agua, el escobero y todas esas cosas que no encajan en la estética en una vivienda, pero son necesarias.

Al fondo han puesto el acceso al baño con una puerta de espejo de forma que refleja la luz de la ventana y aporta mucha más profundidad.

 

antes y después de la entrada
la entrada antes y después

Por último está el baño, que ha sido reformado por completo. Ahora cuenta con una ducha grande de lado a lado y un mueble de baño con almacenamiento e inodoro.

Han decidido cambiar la puerta abatible por una corredera para facilitar el acceso y optimizar el espacio.

Esta parte de la casa era demasiado grande en comparación con el resto de la vivienda.

Por ello, han hecho un baño más pequeño y han aprovechado esos metros restantes donde abatía la puerta antigua para añadir espacio en el vestidor.

 

antes y después del baño
es una casa que recomienda Pablo Migliorisi
el baño antes y después

En cuanto a la decoración, el arquitecto nos explica que ya había trabajado con estos clientes antes por lo que conocía cuáles son sus gustos.

Las preferencias de estilo se centraban en un estilo nórdico de tonos neutros, espacios muy blancos, y el uso de madera.

El suelo está hecho con una cerámica imitación de madera que, “le aporta ese toque de calidez a la vivienda para que no sea demasiado fría”.

El suelo sube por la pared principal del baño, de modo que se crea una combinación de blanco y madera muy atractiva.

La obra completa se quedó en unos 35.000 euros más IVA, y duró un total de dos meses. Jorge Alonso nos explica que, al tratarse de apartamentos con paredes de pladur, no suele haber demasiados inconvenientes a la hora de realizar la obra.

La parte que más coste tuvo fue la cocina, ya que ha supuesto el cambio más integral, pero en tan solo un par de meses han conseguido transformar un espacio por completo.

Lo que en principio era un estudio con una cocina a medias se ha convertido en una vivienda completamente equipada y con espacios divididos pero funcionales.