Territorio Digital – La inflación y el desarrollo urbano elevan las inversiones inmobiliarias

La compraventa de propiedades, así como las construcciones de viviendas se muestran en ritmo creciente en Misiones. El refugio de ahorros y los cambios urbanos las motivan

¿Miami?, no, Puerto Rico. | La costanera de la ciudad, es uno de los lugares más exclusivos de la provincia. Cerca planean construir el primer barrio country

Posadas.

El ritmo de obras privadas en la provincia sorprende por su celeridad. En los últimos años el ritmo de las construcciones se elevó aprovechando las reformas urbanísticas en las ciudades, el turismo y fundamentalmente la inversión en ladrillo para evitar una impredecible inflación. Para propietarios, economistas y analistas, la inversión en propiedades tiene el incentivo extra que se da en un contexto de crecimiento. Donde el mayor urbanismo supone más posibilidades de revalorización de lugares, y si no se opta por ocuparlos como residencia, será siempre interesante el alquiler que puedan generar.

Cada metro cuadrado vale
El casado, casa quiere. Este antiguo refrán no plantea otra cosa que resulta conveniente que cada matrimonio viva en su casa de modo independiente. Pero los tiempos han cambiado y es cierto. Mientras fueron los padres los que “casaban” a los hijos, es decir cuando la gente vivía de la tierra en régimen de subsistencia, les ponían a los hijos casa y tierras. Práctica que aún se mantiene en muchas chacras misioneras, no tanto la de elegir pareja de conveniencia, sino compartir una parte del terreno o la chacra para el nuevo matrimonio. A medida que los parajes se tornan pueblos y estas ciudades, con más y mejores servicios, los costos de los inmuebles claramente van en aumento, como ocurre a lo largo y ancho de la provincia. Es por una simple razón, a más población menos espacio físico y con ello el valor de cada metro cuadrado de tierra se incrementa. También se ha tornado en uno de los bienes, con más alta demanda. Juan Maidana, presidente de la Cámara Inmobiliaria Misiones, se sorprende de este “boom” inmobiliario que sigue en alza en Misiones. Considera que ello podría mejorar, con créditos hipotecarios más accesibles. Es que el gran obstáculo para avanzar hacia la casa propia, en caso de tratarse de una pareja con ciertos ingresos es el elevado monto que se debe justificar para acceder a un crédito hipotecario. Se exige un ingreso promedio de unos 25 mil pesos como mínimo, según estimó Juan Maidana, presidente de la Cámara Inmobiliaria Misiones. Y aquí se debe añadir de que el casado casa quiere y, si en cuotas bajas, mejor. La falta de crédito hipotecario accesible representa un gran obstáculo para mejorar aún más la demanda de adquisición de viviendas existentes. Y, allí, se plantea “la generación del alquiler”, “mientras tanto” se consiga una casa. Luego habrá que buscar una el lugar para vivir y en estos momentos, los terrenos en el casco céntrico de Posadas son muy escasos y más aún en el micro centro, donde no hay casi nada disponible.

Una propiedad ante la inflación
Misiones transita en estos momentos por una inusitada demanda de compra ventas de terrenos y viviendas, que a su vez representa una forma de asegurar y preservar capitales. Así lo señaló Juan Maidana, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Misiones. Este referente del sector que nuclea a unas 160 inmobiliarias en la provincia, de los cuales al menos el 80 por ciento están en Posadas, indicó que “hoy en día, la gente se ha volcado a la adquisición de propiedades para una renta y todo aquel que tiene una propiedad bien ubicada, no se desprende de ella. Es decir casi nadie opta por vender y quedarse con la plata, por temor a la inflación actual. Conviene más generar una renta segura y que se vea ese capital reflejado”.

¿Este fenómeno, se acentuó en los últimos tiempos?.
Sí, en la actualidad un inmueble en alquiler da muchos más beneficios económico que tener dinero en plazo fijo. Aparte con la seguridad que genera contar con el inmueble. Lamentablemente las entidades bancarias han perdido credibilidad después de todo lo acontecido. Es decir desde nuestro ámbito se acentuó notablemente ese fenómeno. Hay clientes, que busca cerrar la operación con un banco y la plata está prestada en la sucursal del interior. Hay bancos que no tienen disponibilidades de 300 mil pesos en una mañana, monto que suele formar parte una transacción habitual de compra venta de una propiedad.

A propósito de transacción bancaria, tampoco hay créditos hipotecarios accesibles
Y, es una de las principales trabas para el acceso a la vivienda, la falta de créditos hipotecarios, acorde a la clase media que pueda adquirir un inmueble o una casa. Aquel interesado en este momento, con los créditos existentes en determinados bancos con sus correspondientes límites de créditos o préstamos. Se debe justificar entre 25 a 30 mil pesos por mes. Lo cual resulta difícil tanto para una pareja que recién empieza como para una familia que también tiene sus años de trabajo.

Cuáles son los obstáculos que considera existen para bajar los requisitos de ingresos
No hay demasiado interés creo yo, de parte del gobierno de sentarse y estudiar una buena propuesta de crédito hipotecario para la gente.
Había empezado un amague el crédito para inquilino, que se pensaba quien pagaba un determinado monto de alquiler podría acceder a un crédito hipotecario para acceder a su vivienda propia y acá en Posadas, fue imposible. El otro gran problema es la inflación ante la imposibilidad de sostener una tasa fija a diez años.

En cuanto a montos, dentro de las cuatro avenidas, ¿cuál es el valor promedio de un departamento?
Un departamento de un dormitorio se debe hablar de 270 mil pesos aproximadamente (entre 30 a 35 metros cuadrados). Esto en el microcentro. Y fuera de las cuatro avenidas baja considerablemente, donde se consigue un departamento de dos dormitorios por esos valores. Esto es lo que está generando más movimiento, porque toda la zona que rodea las cuatro avenidas está teniendo buena calidad de vida y están despegando.
Y la adquisición de casas dentro de las cuatro avenidas, unos 200 mil dólares para arriba. A raíz de la falta de créditos hipotecarios accesibles, la mayoría de las compras-ventas de viviendas, con algunas excepciones de terrenos (se entrega 40% y saldo en 36 meses), se concretan al contado o con un limitado margen de financiación. En estos momentos en la Capital de la provincia, el metro cuadrado de terreno dentro de las cuatro avenidas, sin entrar en lo que es el microcentro, ronda los 500 dólares aproximadamente. A esta altura resulta complejo adquirir algún terreno, la mayoría se encuentra construida. Ni hablar del microcentro, es imposible conseguir terreno prácticamente todo está construido. Además no hay propiedades en venta prácticamente.

En cuanto a las demás localidades y ciudades de la provincia. ¿Cuáles son las que tienen mayor movimiento inmobiliario?
Por un lado la zona Centro, como Oberá, Leandro N. Alem, Puerto Rico. Más Puerto Iguazú con destino a emprendimiento turístico, esto por los hoteles de primera línea instalada en 600 hectáreas. Algunos compradores vienen en busca de propiedades ante las inseguridades existentes, por ejemplo en Buenos Aires. Misiones es la que está recibiendo por la calidad, calidez de la gente y la seguridad resulta normal de Misiones. Por dar un ejemplo, una chacra en Santa Ana, por el nuevo impulso, rondaría unos 150 mil pesos aproximadamente.

La Cámara

La Cámara Inmobiliaria Misiones logró crear por ley un corredor público inmobiliario. Apunta a regular la actividad y darle un fin social, para que los clientes operen con corredores matriculados y puedan tener tranquilidad en la operatoria. Es que desde la Cámara denuncian la presencia de algunas inmobiliarias informales que realizan tasaciones, pocos serias sólo con el fin de hacerse de una cartera de clientes. Recomiendan ante estas situaciones, recurrir a la Cámara.

Inflación y cambios en las ciudades

Para Gerardo Alonso Schwarz, investigador en jefe de la Fundación Mediterránea regional NEA, el crecimiento en las compras de propiedades y construcciones en la capital provincial se fundamenta básicamente en dos cuestiones: el impacto de la inflación y el acelerado desarrollo urbano.
“El fenómeno se da en el marco de un contexto de crecimiento económico con inflación. Hay un buen porcentaje de la población que vio crecer sus ingresos por encima de la inflación, ya que sus salarios subieron en torno al 30 por ciento y la inflación ronda entre un 20 y 25%. La gente tiene un poco más de ingresos disponibles está adelantando consumo comprando bienes y mercaderías (artículos del hogar y alimentos). A quienes les sobra un poco más están usando esos fondos para comprar automóviles y quienes pueden tener mayor capacidad de ahorro se largan a comprar propiedades. El incentivo es proteger los ahorros del crecimiento inflacionario que hoy tiene pocas opciones ya que el plazo fijo rinde un interés negativo y el dólar está muy quieto”, evalúo el investigador. Por otra parte acotó que “también influye en la compra de propiedades el desarrollo urbano que vemos en la ciudad, hay sectores donde se comenzaron a construir más viviendas de clase media alta, lugares donde hubo una mejora urbanística. Por ejemplo hay un desarrollo costero muy importante que incentivó a más propietarios a invertir en sus construcciones”.
Remarcó así que “el desarrollo urbanístico motiva a la gente a invertir y eso está cambiando el paisaje de algunos lugares”.

La madera y el boom inmobiliario

POSADAS. La industria forestal argentina fue reactivada por el boom inmobiliario.
A principio de este mes, desde la Cámara de la Madera (Cadamda), se informó que la reactivación se dio por tres tipos de viviendas: principalmente, por la construcción de casas de alta gama –como las de la costa argentina–, las construcciones de los planes de viviendas provinciales y las casas de clase media con terminaciones en madera, como las que se encuentran en el Sur del país. Las principales productoras de madera en la Argentina son las provincias de Misiones y Corrientes. Entre ambas, concentran 800.000 de las 1,2 millones de hectáreas de bosques cultivados que hay en el país. Tras la crisis financiera global de 2008, que recortó las ventas de madera a Estados Unidos, la construcción local de viviendas se tornó en el principal sostén para las empresas del sector. En el caso de la madera de pino, principal producto exportación, pasó de enviarse el 60% de la producción nacional a venderse al exterior una porción que no supera el 20% en la actualidad.

El sueño de la casa propia es utópico en Buenos Aires

La falta de crédito hipotecario es la principal traba para adquirir una vivienda. Seguridad en la zona y expensas en el ojo de los interesados

BUENOS AIRES. El acceso a la primera vivienda propia en esta ciudad es una misión casi imposible porque no hay créditos hipotecarios y porque el valor de las propiedades continúa en alza según explicaron a El Territorio los corredores inmobiliarios consultados, que coincidieron en destacar que el sueño de la casa propia es hoy utopía.
Para explicar el estado actual del mercado de la compra-venta de inmuebles en la ciudad del Obelisco, Mónica Malpeli de la inmobiliaria Real House dijo que “los precios de los inmuebles sigue subiendo y los compradores no quieren pagar cualquier disparate, lo que origina una brecha muy grande entre los que están dispuestas a ceder las dos partes que intervienen en esta operatoria”.
A continuación aseveró que “hay una necesidad muy grande en materia de viviendas, pero el comprador genuino no tiene ofrecimiento de créditos por parte de los bancos y por lo tanto ese sueño de la casa propia del matrimonio recién casado o del profesional recién recibido es hoy un espejismo”.
Sin embargo, la construcción de edificios en casi todos los barrios de esta ciudad sigue creciendo a ritmo sostenido.
A la hora de ser consultada sobre quiénes compran esas unidades, explicó que “esos emprendimientos son encarados por grupos empresarios que invierten en la construcción y luego los mantienen en alquiler”.

Constancia
De su lado, Claudia Chiocchini es corredora inmobiliaria desde hace 25 años y desde su punto de vista “la falta de créditos hipotecarios accesibles para la mayoría de la gente y la construcción de viviendas por parte de inversores, hizo que se disparara también el precio de los alquileres, que al igual que las propiedades están en suba casi constante”.
Otro sector social que moviliza la demanda de viviendas corresponde a las familias que desean pasar por ejemplo de un departamento de dos ambientes a uno de tres o a una propiedad horizontal para tener un poco más de espacio para los hijos.
O al revés, la gente que se va achicando y que quiere vender una unidad de cuatro ambientes para mudarse a un espacio más reducido. Pero en ambos casos, según explicaron desde las inmobiliarias, ya hay un respaldo de una propiedad que se vende para comprar otra.
“En esos casos ya hay un colchón financiero en la propiedad que se vende. Pero cuando se trata de la primera vivienda a comprar es realmente difícil hacerlo a los precios de la actualidad”, explicó Diego Migliorisi, de la inmobiliaria de ese mismo nombre.
Como en toda gran ciudad, la demanda de propiedades en Buenos Aires es tan diversa como constante. “Antes las inmobiliarias teníamos temporadas altas donde generalmente se vendía más y otras bajas donde la demanda caía. En la actualidad todo el año es temporada alta. Siempre hay inversores buscando ladrillos para sus negocios”, comentó Migliorisi. Los operadores inmobiliarios aseguraron que además del capital con el que se cuenta, existen por lo menos tres cuestiones que los porteños tienen muy en cuenta al momento de comprar una vivienda: la seguridad de la zona, el valor de las expensas y los medios de transporte del lugar, como subtes o líneas de colectivo que pasen cerca de la propiedad. No cotiza lo mismo un departamento ubicado sobre una avenida con línea de subte, que otro situado en barrios donde no llega la red de subterráneos.
Otra cuestión fundamental para elegir la propiedad a comprar es el valor de las expensas. “La gente le huye a los edificios tipo torre con el encargado que vive allí, porque sabe que eso eleva los costos de las expensas. Busca edificios más pequeños o unidades de PH (Propiedad Horizontal) para evitar expensas abultadas”, expresó Migliorisi. Luego advirtió que “la seguridad de la zona es un tema fundamental para los compradores, que le escapan a propiedades cercanas de villas o casas tomadas”.

Lo barato y lo top
La ciudad de Buenos Aires está dividida en 48 barrios y cada uno de ellos tiene su propia cotización. El barrio más caro es Puerto Madero, donde la tierra puede valer lo mismo que en Madrid o París. En el otro extremo están todos los barrios del sur de la ciudad como Villa Riachuelo, Villa Soldati, Villa Lugano o Pompeya donde la tierra tiene los valores más baratos, que oscilan en los 800 y 1.000 dólares el metro cuadrado.

Particularidades

• Los barrios más baratos como Villa Lugano o Villa Soldati tienen ofertas de propiedades a 800 dólares el metro cuadrado que no se venden.
• En los barrios de Once, Balvanera o San Cristóbal el metro cuadrado cotiza a un promedio de 1.200 dólares.
• En Almagro o Villa Crespo el metro cuadrado oscila entre los 1.800 y los 2.200 dólares, dependiendo si la unidad es a estrenar o usada.
• El metro cuadrado en Barrio Norte cotiza desde los 2.500 dólares. En algunas torres emblemáticas de este barrio el precio puede trepar a 3.300 dólares
• El metro cuadrado en Puerto Madero varía entre los 5.000 y los 8.000 dólares.
Un precio más caro que el de algunos barrios de Madrid o Miami.

Terrenos financiados para la casa propia es lo que se busca
Por estos días en la Capital del Monte es más accesible una pequeña chacra que una vivienda en el casco urbano de la ciudad

OBERÁ. Terrenos de entre 30 y 50 mil pesos financiados, son los más buscados por los obereños que sueñan con la casa propia, mientras que las chacras se tornaron más accesibles que adquirir una casa en la ciudad.
Ante el aumento del costo de los alquileres, muchas personas pretenden comprar un lote y construir su vivienda, pero la primera dificultad es la falta de financiación bancaria para las familias de clase media.
Entonces, la decisión es buscar el pago en cuotas, aunque tampoco es sencillo porque la mayoría de los propietarios de inmuebles pretenden dinero al contado a la hora de dejar su propiedad.
“Muchas veces la expectativa de la gente es mayor que su realidad económica. La mayoría de la gente busca terrenos de hasta 50.000 pesos para pagar en cuotas y hacerse su casa, y son los menos los que buscan comprar para invertir”, señaló Julia Acosta, de Misiones Inmobiliaria.
La vendedora de inmuebles reconoció que actualmente los alquileres en la ciudad son caros y por eso conviene encarar la compra de un terreno para construir la vivienda propia.
“Con 100, 150 mil pesos se compra el lote y se hace la casa, porque hoy el costo de las viviendas en Oberá ronda los 300 mil pesos y ya es mucho dinero para el común de la gente”, detalló.
Por su parte Arturo, de Quesini Inmobiliaria, comentó que “no está habiendo terrenos porque los dueños por ahí ya financiaron dos o tres y ahora quieren la plata en efectivo, y hay que tener en cuenta que una casa en el centro cuesta alrededor de 400.000 pesos”.
En ese contexto, indicó que “hoy en día se consiguen chacras por 200.000 pesos, o sea que es más barato que comprar una casa. Pero nuestra realidad es que hay más gente que quiere vender chacras que interesados en comprarlas”.
En tanto, precisó que es más factible conseguir financiación para la compra de lotes en la periferia de la Capital del Monte, aunque muchas veces no cuentan con los servicios básicos como luz y agua.

Cambio de aire
Ramiro Heredia y su esposa Karina son rosarinos y hace cinco años compraron una chacra en Mártires, donde plantaron algunas hectáreas de pino y no descartaron radicarse cuando ambos se jubilen.
“La verdad que siempre me gustó Misiones. Tenemos amigos, los visitamos casi todos los años y un día nos dijeron si queríamos comprar una chacra, como inversión y porque saben lo que nos gusta la naturaleza”, comentó Ramiro.
Además, reconoció que “en su momento pagué 150.000 pesos la chacra de 25 hectáreas y por esa plata en Santa Fe no compro ni cinco hectáreas. Ya plantamos un poco de pino, pero más que nada nos gusta el lugar y no pierdo la esperanza de instalarnos acá el día de mañana”.

En Puerto Rico redireccionaron el crecimiento urbano hacia el río
El Club de Pesca recibió el respaldo comunal para concretar diversas obras. Un mega proyecto ecológico se llevará a cabo en un predio de 300 hectáreas

PUERTO RICO. A casi un siglo de su fundación, esta localidad vuelve a desarrollar su crecimiento hacia el río Paraná, el mismo que la vio nacer, cuando en noviembre de 1919, sus aguas fueron el camino elegido y testigos privilegiados del desembarco de los pioneros, encabezados por el colonizador alemán Carlos Culmey, a quien acompañaban el sacerdote jesuita Max Von Lasberg y un puñado de arriesgados inmigrantes, que procedían del Sur de Brasil.
Es que el paso de los años y las escasas proyecciones y ordenamiento urbanístico que fueron proyectando sus sucesivas autoridades comunales, paradógicamente fueron edificando el casco urbano de la ciudad cada vez más alejado del Paraná.
Pero en la última parte de su gestión al frente de la administración comunal, el intendente José Dieminger adoptó la decisión política de rediseñar el crecimiento de la ciudad: en lugar de hacerlo de espaldas al río y de cara a la ruta nacional 12, con todo el riesgo y las demandas que lo último acarrea, optó por sentar las bases para revertir esa tendencia potenciada en las últimas décadas.
La construcción de la avenida Costanera Juan Pablo II; el decidido apoyo de la comuna a la gestión que en materia de obras de infraestructura y servicios lleva adelante la comisión directiva del Club de Pesca y la adquisición de un predio de 300 hectáreas, único en su especie en toda la zona, para el desarrollo de un mega proyecto ecológico, turístico, deportivo y recreativo, fueron algunos de los factores que incidieron para que el sector privado acompañara este rediseño de la urbanización del municipio. El que pretende la reconciliación de una comunidad con “su” río, ese de aguas profundas y ricas que le diera origen a su nombre y por el que llegaron sus primeros pobladores.

Atractivo caro
Si a esta apuesta de la administración comunal se le suma que, merced a contar con su propia planta asfáltica y un parque vial en condiciones, el casco urbano y suburbano, así como los accesos a la Costanera o Club Pesca, están totalmente asfaltados; que la Municipalidad y la Cooperativa Aguas Puras montaron la red de desagües cloacales con recursos genuinos; que los servicios básicos de agua, luz, telefonía a internet, son prestados por cooperativas locales y que la seguridad se vio fortalecida con la creación de una Comisaría Segunda, con edificación de sedes nuevas para las dos comisarías y para el Comando Radioeléctrico, el potencial inversor está ante un lugar muy atractivo, pero caro a la hora de realizar los desembolsos.
“Puerto Rico hoy es realmente una plaza deseada por muchos sectores debido a diversas circunstancias y características que favorecen los indicativos que la señalan como óptima para la inversión inmobiliaria. Para el mercado interno local y regional, es una inversión muy rentable y segura, ya que este es el que le presta mayor atención y se ocupa permanentemente por generar un crecimiento cronológico real, progresista y equilibrado”, destacó el martillero público y corredor inmobiliario, Oscar Kranewitter.
“Eso también pasa con un mercado de residentes no permanentes, quienes observan a esta ciudad desde dos perspectivas: la primera como una gran alternativa de desarrollo económico y comercial, en virtud de la gran capacidad de trabajo y constancia de su gente. Y en segundo lugar podría destacar que Puerto Rico brinda al ámbito familiar una comunidad muy contenedora y sana aún, que se muestra además como una ciudad extremadamente ordenada y limpia, hecho que no deja de despertar ese interés de invertir, por su calidez como lugar elegido. Esto, entre otros factores, hacen que Puerto Rico, comparativamente con muchas otras ciudades de similares características, tenga en general un importante valor agregado en cuanto a la valuación de terrenos, lotes e inmuebles”, agregó.
Pasos lentos
La imponente vista al río desde la parte superior de la Costanera, es aún un desierto. Sólo un par de viviendas y un local comercial son, hasta ahora, las edificaciones que el sector privado construyó en la zona con excepcional panorámica.
Entre los terrenos ribereños existentes, Náutico Puerto Rico se erige en un predio de unas 20 hectáreas, con 150 lotes de entre 600 y 1.000 metros cuadrados. Este proyecto privado que se diseñó sobre la propiedad que fuera de la quebrada fábrica de jugos Citrex, un empresario extra provincial que adquirió la misma en el remate de los bienes de la citrícola, limita con el Club de Pesca y nació como para que fuera el primer country de esta ciudad.
Pero luego se transformó en un proyecto diferente y hoy son varios los que hicieron inversiones cercanas a los 100.000 pesos, “caro para algunos, pero acordes al mercado local, según otros”, para edificar allí sus residencias con vista al río. De todos modos, hasta ahora son escasas las unidades ya edificadas en el predio, por lo que también en este sector, el regreso de Puerto Rico hacia el Paraná es lento.

Capitales europeos

Para algunos compradores, los precios del mercado inmobiliario de Puerto Rico están “totalmente distorsionados”, porque numerosos de los demandantes de terrenos, lotes, viviendas o locales son argentinos que tienen la ciudadanía suiza o de algún otro país europeo por sus ascendencias, y que luego de ir en busca de los francos o euros por unos años, regresan y realizan inversiones en el rubro, sin medir demasiado los costos que pagan, marcando una tendencia en el mercado.
Otro problema que se plantea es que por los costos elevados del mercado, no se encuentren terrenos en condiciones de ser adquiridos por la clase media.
“En Puerto Rico y Capioví, donde también se está dando esta tendencia, no se consiguen terrenos cuyos costos oscilen entre los 30 y los 50 mil pesos. Es decir, la clase media carece de posibilidades de acceso a un terreno”, destacaron desde el estudio del agrimensor César Vera.
De su lado, el corredor inmobiliario y perito tasador, Daimo Bojanovich, señaló que “hay escasez de loteos. Los descendientes de pioneros, que en son herederos de la mayoría de las superficies de los terreno que rodean al casco urbano, no lotean sus propiedades o lo hacen muy a cuenta gotas. Eso hace que ante la demanda que hay en el casco urbano o suburbano no encuentre muchas ofertas, y las que hay están algo sobrevaluadas”, comentó.
Sin embargo, desde el estudio de agrimensura ya citado aseguran que “la tendencia a mensurar las grandes superficies que rodean a la ciudad, empezó a crecer en los últimos tres años. Pero las cotizaciones de esos terrenos son elevados, si comparamos con los valores que se manejan en otros mercados”, aseguraron.

Proyectos agro turísticos

Según destacó el referente inmobiliario Ivo Götz, “las pequeñas propiedades de mayor cotización se pueden encontrar en la zona de Montecarlo y en Puerto Rico, son unidades de entre 25 y 50 hectáreas de suelo rojo. Su cotización está entre los 3.000 y 3.500 dólares por hectárea.No hay muchos compradores extranjeros, pero sí interesados. En mi caso atendí consultas de España y Alemania y el agro turismo es una actividad que les genera mayor interés”.

Una de las ciudades que más creció en inversiones
Inmobiliarios locales resaltaron el ritmo de construcciones en la capital provincial. Inversores locales son los protagonistas

Posadas. Para la empresaria inmobiliaria María Giménez, la capital provincial se destaca en los últimos años por haber mostrado uno de los mayores movimientos en inversión inmobiliaria.
Consideró que pese a no ser una plaza “barata”, la ciudad moviliza muchas inversiones por el desarrollo a futuro que se proyecta. Apuntó que hay faltantes de propiedades de entre 100 y 250 mil pesos. “Hay demanda de compras, y se notan faltante de propiedades de entre 100 y 250 mil pesos que la gente quiere comprar para vivienda o inversión. También se está viendo que la gente vuelve a invertir, hay personas que financian un lote a 36 meses aunque se puede lograr una financiación más extendida a través de la inmobiliaria”, consideró en su actual panorama de la actividad inmobiliaria. Recordó que “en cuanto a las grandes compras, hay algunas consultas son operaciones más difíciles de resolver pero está habiendo interesados”.
Inversores locales son mayoría
Con respecto al origen de los compradores de inmuebles en Posadas, desde la inmobiliaria Carlés Casas y Terrenos se apuntó a que la mayoría responde a compradores locales.
“Está habiendo muchas operaciones y la gran mayoría se genera por consumidores locales que busca cambiar sus ahorros por una propiedad como forma de resguardar su valor. Hay algunos compradores del interior de la provincia y muy pocos compradores del exterior, en ese sentido Posadas no es una plaza tan atractiva como puede serlo Puerto Iguazú”, evalúo Christian Beyer De Carlés, de la firma inmobiliaria.
En referencia al valor de las propiedades locales Carlés, recordó que dependiendo de las zonas, todavía en la gran mayoría de los casos Posadas muestra valores casi cuatro veces más económicos.
“En Capital Federal los valores se cotizan en dólares, mientras acá siguen en pesos. Ahora los departamentos en la zona céntrica sí están cotizando a valores más cercanos a algunos barrios de Buenos Aires, son valores altos pero responden a la limitada oferta que existe”, evaluó.
Desde las inmobiliarias se reconoció igualmente el crecimiento del interés por la zona céntrica en los últimos meses. Hecho que quedó respaldado con la llegada de empresas de alcance nacional muy importantes.

 

Fuente:  http://www.territoriodigital.com/notaimpresa.aspx?c=7980649334206187