Las restricciones cambiarias abren nuevamente la puerta a la diversificación de inversiones en el mercado inmoviliario argentino