Las agencias inmobiliarias de China podrán establecer sus propias tarifas 03/08/2014

Anteriormente, el gobierno controlaba las tarifas de los servicios inmobiliarios a través de un rígido sistema de “precios guiados por el gobierno”

Las autoridades chinas han relajado su control sobre el establecimiento de las tarifas de los servicios del sector inmobiliario, con lo que permiten a las agencias una mayor libertad para fijar sus propios precios.

La decisión, que entró en vigor el 1 de julio pero fue anunciada en los últimos días, mejorará el mecanismo de fijación de precios de los servicios inmobiliarios y facilitará el desarrollo sano del sector, según un comunicado conjunto emitido por la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma y el Ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural.

Anteriormente, el gobierno controlaba las tarifas de los servicios inmobiliarios a través de un rígido sistema de “precios guiados por el gobierno”. La nueva política concede al mercado un papel más decisivo en la asignación de los recursos, afirma el documento.

Cada uno de los agentes del mercado es desde ahora libre de fijar sus propios precios para las labores legales, técnicas y de consultoría.

El derecho de establecer precios para los servicios de correduría del sector inmobiliario ha sido delegado en las autoridades de nivel provincial y los departamentos de vivienda locales. Dichas autoridades pueden optar por fijar los precios del servicio de correduría de los negocios inmobiliarios o permitirles decidir sus propios precios en el área.

Dicha Comisión y Ministerio también urgieron a establecer una competencia equitativa entre las agencias inmobiliarias y pidieron a las autoridades locales de fijación de precios que refuercen la supervisión y estén vigilantes ante prácticas de pacto de precios y fraude.

El sector inmobiliario de China juega un papel importante en la macroeconomía del país y está siendo observado de cerca por analistas de todo el mundo.

Tras un período de expansión, el crecimiento del sector se ha desacelerado desde el inicio del año. El Buró Nacional de Estadísticas (BNE) informó el martes que el crecimiento de la inversión en el sector inmobiliario se ralentizó en el primer semestre del año, con caídas tanto en el volumen como en la superficie de las propiedades vendidas.

En mayo, los precios de la vivienda nueva en la mitad de las 70 ciudades más importantes registraron caídas intermensuales, en comparación con las sólo ocho que experimentaron descensos en abril. Únicamente 15 de estas ciudades experimentaron subidas intermensuales, una cifra sustancialmente inferior a las 44 que mostraron incrementos en abril, según los datos del BNE