El “ablazo” de Macri impacta en alquileres: ¿quién lo absorbe? (Ambito financiero 21/12/2012)

http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=668484

Por Florencia Lendoiro.-

• PAGA EN TEORÍA INQUILINO, PERO YA DISCUTEN RENEGOCIACIÓN. LOS COMERCIOS, UN CASO ESPECIAL

Por: Florencia Lendoiro 

El anuncio del aumento del ABL ya comenzó a hacer ruido en el mercado inmobiliario, sobre todo en las zonas donde el incremento supera el 70%. Según el presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, Roberto Arévalo, la medida repercutirá en el valor de los alquileres y lo ideal es que el propietario y el inquilino logren consensuar un monto mensual por la locación que haga que la suba de ese impuesto sea absorbida por ambas partes.
«El incremento anunciado va a repercutir en el mercado como ya sucedió con el último aumento que se produjo», dijo Arévalo a este diario sobre el alza de hasta el 100% en las tasas de Alumbrado Barrido y Limpieza que el Gobierno porteño anunció para propiedades en la Ciudad de Buenos Aires. Sucede que según Arévalo, este es un cargo que suele pagar el inquilino en el segmento de viviendas ya que es quien se beneficia con el servicio. El gasto está, en alguna medida, contemplado dentro del precio final del alquiler. Pero por lo general cuando se dan incrementos tan altos, le resulta muy significativo a quien alquila absorber el total.

Hay una operatoria que suele usarse para resolver este tipo de temas que es llegar a un acuerdo entre el propietario y el inquilino para repartir el impacto del alza. «Esto se logra sobre todo cuando el propietario no quiere perder a un inquilino responsable. Son los mismos recaudos que se toman cuando se renueva un contrato. Si se quiere retener a la persona que alquiló ya dos años una vivienda, la cuidó y pagó regularmente, no se le aplica el alza de la inflación que se tendría en cuenta para un nuevo contrato de locación», explicó ArévaloDiego Migliorisi, socio gerente de Migliorisi Propiedades, prevé en cambio que no habrá impacto en el mercado ante este alza del ABL. «Cuando se firma el contrato, se pacta quién pagará este impuesto. Si aumenta, aunque a nadie le gusta absorber el impacto, debe hacerse cargo quien lo venía pagando», dijo. 

Mientras que para los contratos residenciales es el inquilino quien paga, en los comerciales suele ser el propietario. Allí, estas tasas son mucho más significativas pero también lo son los márgenes de rentabilidad para el dueño de locales o de oficinas. «Hoy hay con suerte una renta del 4% anual para los propietarios de viviendas. Si fueran ellos solos los que deben absorber los aumentos de impuestos, sería aún menor y dejaría de ser negocio poner volcar una propiedad al mercado de alquiler».