Sin crédito y con cepo cambiario, las inmobiliarias ya se resignan a entrar en una “era del hielo”