Precios bajos, alta rentabilidad y menos impuestos, las claves de Asunción para atraer inversores