Por qué los monoambientes son los que menos aumentaron de precio