Por la crisis del sector inmobiliario, los millonarios chinos compran relojes de lujo antes que propiedades