Planta Baja: los riesgos de depender del vecino de arriba