Otro efecto positivo de la cuarentena: el ruido bajó hasta un 36% y Buenos Aires se volvió más silenciosa