Nuevo, usado o en pozo: ¿Qué tipo de propiedad conviene comprar?