No todo está perdido en el mercado inmobiliario