No todo es dólar y ladrillos: qué otras alternativas de inversión comienzan a elegir los argentinos