Apareció un valiente: un karateca alquiló el edificio de Villa Crespo que se ofrecía a $ 25 mil por mes y nadie quería