Los precios de los alquileres no tienen techo y en la ciudad de Buenos Aires crecieron más de un 50% en un año