La politización del mercado inmobiliario de EEUU