La ingeniosa decoración de un piso de 34 metros cuadrados en Madrid