Flexibilizar el sector inmobiliario, a primera vista, una misión imposible