El sector inmobiliario se confirma como activo refugio debido a la creciente inflación