El sector inmobiliario, con signos vitales