El sector inmobiliario busca alcanzar para 2030 una construcción libre de emisiones de CO2