El portal inmobiliario Zillow deja el negocio de la compra de viviendas tras perder 300 millones