El mercado inmobiliario premium es el que mejor se defendió en pandemia