El mercado inmobiliario ante su mayor reto: reinventarse