Efecto inseguridad: más propietarios venden sus viviendas a un menor precio para mudarse a barrios cerrados