Dos proyectos inmobiliarios portugueses fueron vendidos en criptomonedas por valor de más de cuatro millones de euros