Comprar un departamento usado cuesta casi dos años más de trabajo que hace ocho meses