Bitcoin, NFT y el metaverso: reflexionando sobre el año del mercado inmobiliario digital