Balcones, patios y terrazas, la nueva obsesión de los que buscan vivienda en plena cuarentena