Bajos salarios y poco valor añadido: la economía que Portugal quiere olvidar