Atender en la vereda o cerrar: las inmobiliarias quedan “nocaut” con las nuevas medidas y peligran las operaciones