Los sobrecostes disparan el precio de la vivienda