" /> Así serán los locales del futuro: sorpresas al cliente y trato personalizado gracias a la inteligencia artificial -

Así serán los locales del futuro: sorpresas al cliente y trato personalizado gracias a la inteligencia artificial

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Se diría que todo pasa en la actualidad, más si tienes un negocio, por dos caminos: renovarse o morir y sobre todo, ‘move fast’. En la era de la tecnología un negocio, en este caso hablamos de tiendas, no puede permitirse quedarse atrás, pero, ¿cómo serán los establecimientos del futuro? ¿cuáles son las tendencias? ¿desaparecerán las tiendas físicas?

Según la consultora Gartner, las tres tecnologías emergentes que tendrán mayor impacto en los próximos años son la Inteligencia Artificial (AI), los asistentes de voz inteligentes o chatbots y las soluciones onmicanal. Así, aplicado al retail, los locales del futuro pasarán (ya son, en muchos casos) espacios experienciales que se servirán de la analítica para mejorar la experiencia y sobre todo, sorprender al visitante.

De acuerdo con el Congreso Fira de Barcelona Retail & Brand Experience World Congress, RBEWC, que se celebró en Barcelona a finales de mayo pasado, algunas de las grandes tendencias del sector retail serán:

– Revolución del no lugar: se está produciendo una auténtica renovación en la experiencia en el punto de venta. Se trata de potenciar espacios comunes en los que se apuesta por la tecnología y por la experiencialización de los rituales.

– Sostenibilidad experiencial: el retail no es ajeno a la sostenibilidad y por eso las nuevas experiencias que se ofrecen al cliente se asientan en esta conciencia de respeto al entorno.

– Convergencia de canales: cada vez más se da una confluencia de distintos canales y ya existen muchos ejemplos de propuestas que no separan entre los canales habituales (mayorista/minorista, alimentación/hostelería) con espacios que construyen su propuesta de valor, convergiendo distintos formatos.

Alguien podría pensar que el futuro conlleva una desaparición de las tiendas físicas, pero no será así, al menos, para los establecimientos que se adapten a estas tendencias: la digitalización del sector retail pretende mantener la coexistencia del mundo offline y online, diluyendo esa división. Además, según un estudio de la OCU, tres de cada cuatro consumidores prefiere visitar el establecimiento físico a la hora de comprar.

Pixabay
Pixabay

Lo que parece claro es que la tienda del futuro vivirá de la analítica. De acuerdo con Beabloo, empresa especializada en el desarrollo de soluciones tecnológicas basadas en la analítica, la aplicación de ésta en el sector retail pretende dotar de información para ofrecer una mejor experiencia de compra y una atención más personalizada. Y es que todo indica que las tiendas serán un ‘Big Brother’ nada más atravesar sus puertas (o antes incluso): cada movimiento del cliente, desde su entrada hasta su salida del local, será analizable. Cualquier interacción será susceptible de aportar datos. ¿Da miedo, verdad?

¿Y cuáles serán las tecnologías que predominarán en los establecimientos? Cartelería digital con sensores de visión o análisis Wi-fi con soluciones basadas en IA: “La cartelería digital es la plataforma perfecta para explotar el potencial de la inteligencia artificial puesto que permitirá al retailer conocer los perfiles y hábitos de los clientes, y optimizar y automatizar procesos alcanzando la personalización, así como ofrecer el contenido más adecuado en el momento idóneo”, dicen en Beabloo.

También, los asistentes de voz inteligentes o chatbots. “Esta tecnología, que ya está comenzando a verse en algunos establecimientos, se sirve de la cartelería digital para interactuar con los clientes. Además, equipados con IA, los asistentes virtuales son capaces de actuar conforme a las peticiones del cliente, ofreciendo información adicional o mostrándole dónde está lo que busca en tiempo real y con precisión”.

Según Software Advice, el futuro del comercio se caracterizará por la interacción del cliente con su smartphone. Esto genera la necesidad de un modelo omnicanal que diluya la división entre el mundo online y offline, por lo que los establecimientos del futuro incorporarán herramientas que permitan comunicarse con los smartphones de los clientes.

“El ejemplo perfecto son los beacons, unos dispositivos instalados en las tiendas que envían información personalizada y en tiempo real directamente al móvil del cliente. De esta forma, a través de los datos extraídos, el cliente podrá recibir información personalizada a través de la aplicación de la tienda o de los códigos QR escaneables incorporados en las pantallas de cartelería digital dentro del establecimiento”, explican en Beabloo.

Así las cosas y con este caudal de información, lo que sí parece condenado a extinguirse son las compras por impulso…