" /> Alquileres en alza: suben un 35 por ciento en promedio |

Alquileres en alza: suben un 35 por ciento en promedio

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Por arriba de la inflación

Por un 2 ambientes en Capital ya se paga más de $ 4.300. Palermo y Recoleta son los barrios más caros. Ante la falta de crédito, crece la demanda: un cuota hipotecaria triplica el alquiler.

La falta de créditos hipotecarios accesibles se está convirtiendo en un problema cada vez más grave para quienes viven en Buenos Aires. Ante la imposibilidad de conseguir una casa propia, muchos se ven obligados a seguir siendo inquilinos, y de la mano de la inflación los números cada vez se escapan más: el año pasado, los alquileres en la ciudad aumentaron un 35% en promedio. Y además los inquilinos afrontan también las subas de expensas (ver pág. 4).

El dato surge de un informe de la consultora Reporte inmobiliario. En noviembre del año pasado el alquiler promedio para un departamento de dos ambientes estuvo en $ 4.319, cuando un año antes rondaba los $ 3.187. En el caso de los tres ambientes, el promedio subió de $ 3.918 a $ 5.318.

Si se compara con cinco años atrás, los precios se duplicaron: por ejemplo, en noviembre de 2010 el alquiler estaba en $ 1.360. El barrio con los valores más altos es Recoleta. Para los de dos ambientes, el alquiler ronda los $ 5.180, mientras que en los de tres ambientes el promedio es $ 6.215.

Leé también: Las expensas, otro dolor de cabeza a comienzo de mes

La causa del aumento es evidente: la inflación. Es que los dueños de los de los departamentos no quieren perder rentabilidad. Según otro informe de la misma consultora, que tomó como caso testigo un departamento de tres ambientes en Recoleta, la renta el año pasado fue del 2,02% anual. De hecho, muchos propietarios no pueden subir más los precios porque los inquilinos ya no pueden pagarlos.

“Los aumentos se fueron dando en función de las expectativas inflacionarias y de un mayor desequilibrio entre la oferta de buenas unidades y una demanda que crece día a día debido a la falta de crédito. Es que el alquiler sigue siendo la única opción ante la cuota mensual por una hipoteca, que en líneas generales triplica al alquiler”, explicó José Rozados, director de Reporte Inmobiliario.

En el mismo sentido se expresó Diego Migliorisi, de la inmobiliaria Migliorisi. “Los alquileres acompañan a la inflación real, y suben de manera pareja en todos los barrios, para este tipo de departamentos. Aunque a veces los dueños prefieren subirlos por debajo de las paritarias, por ejemplo, porque optan por cuidar al buen inquilino que le cumple todos los meses”.

Leé también: Los inquilinos, entre reclamos y la necesidad urgente de acordar

Los cambios en la macroeconomía, con la salida del cepo y la unificación del tipo de cambio seguramente traerán novedades en el mercado inmobiliario durante este año. Pero habrá que ver cómo esos movimientos impactan en el mercado de alquileres. Es que en los últimos años se dio un fenómeno “beneficioso” para los inquilinos. Ante la parálisis en el mercado de compraventa, muchos propietarios que tenían sus departamentos en venta decidieron ponerlos en alquiler, a la espera de mayor certidumbre sobre el valor del dólar. Esto provocó que aumentara relativamente la oferta de departamentos, lo que permitió absorber más demanda y contener un poco los aumentos de los alquileres. Pero ahora muchos esperan una reactivación en las compraventas, lo que podría achicar esa oferta y presionar sobre los alquileres.

Para compensar estos vaivenes, en el sector sugieren algunas herramientas. “Se podría eliminar el impuesto a los Sellos que se paga en las compraventas de inmuebles para aquellos que se destinen al alquiler, y así incentivar la oferta. Esto funcionó hasta hace poco más de diez años. También se podría pensar en un blanqueo de capitales, aunque sería más complejo. Aunque lo principal es que baje la inflación y que se fomente el crédito”, aseguró Mariano Oppel, de Oppel Inmuebles.

Leé también: El subte, un reflejo de la diferencia de precios según cada barrio

En este último sentido, las esperanzas están puestas en un proyecto que analiza el Banco Central. La idea es armar un coeficiente de actualización del interés de la tasa de las hipotecas, una unidad de valor que esté atada a los aumentos salariales, y que permita que los bancos puedan prestar a tasas muy bajas, por ejemplo un 1% encima de la inflación. Esto permitiría que para un préstamo de $ 750.000 la cuota mensual comenzaría en los $ 2.211, para una familia con un ingreso de $ 7.371. Claro que para esto primero habría que tener una inflación más baja y estadísticas del INDEC que no dejen ninguna duda.

http://www.clarin.com/ciudades/Alquileres-alza-suben-ciento-promedio_0_1504050060.html