" /> A qué se debe el boom de las construcciones en Asunción |

A qué se debe el boom de las construcciones en Asunción

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

Dinero del agronegocio, de los fondos externos que se refugian en nuevos mercados y la demanda inmobiliaria insatisfecha son alguna claves para entenderlo.

El 80 por ciento de las construcciones, sin embargo, corresponde a requerimientos de clase media alta y alta. “Los nuevos ricos de Paraguay, con los excedentes que quedaban de la soja y la ganadería, empezaron a reinvertir en negocios inmobiliarios, para ellos o para alquilar”, nos cuenta Silvana Bogarín, periodista de Inversiones y Negocios en ABC Color.

Estos datos le llegan a Maria Esther García en forma de mucho ruido. Ella vive hace 30 años el El mirador, un edificio coqueto, práctico, con buena ventilación, de no más de cuatro pisos. Abrir el balcón a la luz y al viento, abrir las ventanas internas para que al aire circule y ventile todo el lugar, era para ella una rutina sin apuros. Pero desde cinco años atrás esa rutina se ha tapiado por todos lados. Se ha tapiado de ruido, de golpes a picotazos, de planchas metálicas que producen un ruido muy parecido al rotorcito del dentista y, de yapa, se han tapiado sus ventanas internas que terminaron dando a la nada, a una oscuridad húmeda. Es que un largo edificio, extendido desde Lugano a Ríos Gallardo, detrás del Parque Carlos A. López, se construía desde muy temprano y “nunca terminaba”. Además sus laterales salieron a la calle, dejando a su pequeño y coqueto edificio, de antiguo bienestar, embutido en una caja anónima.

Esto genera una cantidad de nuevos escenarios urbanísticos, sociales y financieros.

“Conseguir ahora un maestro de obras hoy es muy difícil”, nos comenta el arquitecto Luis Sosa Benítez.

Silvana Bogarín nos relata que cuando arrancó el auge de la construcción principalmente se concentró en la avenida Aviadores del Chaco y en Santa Teresa. “Se trataban de nuevos desarrollos impulsados por la necesidad del mercado de oficinas, de salir de las casas para tener una imagen más corporativa en edificios en altura”.

  -¿De dónde viene el dinero?

Para el arquitecto Víctor González, uno de los responsables de la construcción del World Trade Center, este auge es un derrame de lo que pasa de la producción, de la economía real. “Pasa en todos lados, cuando hay un crecimiento, hay un derrame, como resultado de este crecimiento. La gente tiene mayor poder adquisitivo, las empresas crecen”.

Nos cuenta que en el caso de Paraguay, en materia de viviendas, departamentos, oficinas estamos todavía muy lejos de la región.

-¿A qué sector económico se apunta?

Sector medio alto y alto.  “Familias que estaban viviendo en casas se mudan a departamentos como ocurre en las grandes ciudades. Hasta acá éramos una ciudad muy plana”. Por ahora, nos cuenta, son respuestas del mercado. El Estado poco o nada aún interviene para cubrir la demanda principalmente para el segmento medio y medio bajo, con ingresos de dos o tres salarios mínimos. “Dejaremos las casas para vivir en los departamentos, si seguimos así nuestros nietos vivirán ya en Carayao”, reflexiona.

“Asunción tiene 50 habitantes por hectárea; 250 habitantes por hectáreas en Sao Paulo, Montevideo. No tenemos ni el 10% de de los departamentos con que cuenta Montevideo”, agrega González.

“La ciudad del futuro deberá ser caminable. Es insostenible pensar mantener este ritmo de crecimiento demográfico caótico, de gente que se levanta a las cinco de la mañana para llegar a su trabajo a las siete y de regreso la misma cuestión. Tenemos que repensar desde lo urbanismo, más compacto, más integrado…

La oferta y la demanda están muy disociadas todavía en el mercado de las viviendas, porque mientras el grueso  del negocio está en la clase media, los desarrolladores inmobiliarios se concentraron todos estos años en la clase alta y media alta. Hay un 20% de las unidades que responde a la oferta y un 80% que apunta a clase media alta, donde no existe el mercado de vivienda sino más bien de inversión.
-Silvana, pareciera que es fuerte la apuesta de consolidar un centro financiero en Villa Morra. Por qué creés que han escogido este lugar y qué ganan, a tu criterio, con esto.

Villa Morra se fue consolidando con el paso de los años porque los shoppings concentraron el movimiento en la zona, luego llegaron los hoteles, y con ellos los pequeños comercios, entonces todos quisieron estar donde la gente circulaba. El grupo Capitalis, que desarrolla el WTC y otros edificios corporativos, tuvo la visión en la zona, y convirtió en un eje corporativo a Aviadores del Chaco, por su cercanía al aeropuerto, a los shoppings y hoteles (Sheraton primero, Ibis luego, y ahora están en construcción el Aloft, el Dazzler y el Esplendor).

 La estampida de los precios

 

Víctor González, durante los primeros tiempos de la construcción del WTC. Foto: ABC Color.

Asunción se ha convertido en una ciudad muy cara, con alquileres muy altos y viviendas muy costosas.

-Víctor, por qué creés que las cosas, en este rubro, cuestan muchísimo más que hace 10 años, el triple del precio en algunos bienes.

 

La demanda es muy superior a la oferta. Los alquileres son muy altos. Antes no había ofertas, no había planes de crédito con bajo interés a largo plazo. Ahora  con este plan AFD, 20 años de plazo, gente de cuatro a cinco salarios mínimos podrá acceder.

 -Aún a precio muy alto… ¿Cómo creés que la gente con ingresos medios y bajos puede acceder no tan traumáticamente al alquiler o la vivienda propia?

En el caso de los planes de vivienda la cuota de ser posible debe ser parecida  a la del alquiler. Necesitamos planes intensivos para el sector medio y medio bajo. Lo ideal es que estas pequeñas conquistas en el mercado de créditos a largo plazo y bajos intereses se conviertan en ley, que exista un Ministerio de Vivienda y urbanización. Lula (Ignacio, Brasil) hizo cuatro millones de viviendas con acceso a crédito con baja de tasa, cien por ciento de financiamiento. Hablamos de 40 a 50 mil dólares. Hace falta un plan de urbanización, es necesario un ministerio de vivienda y urbanismo.

Hay que repensar y planificar planes de vivienda para sectores medios. La posibilidad de la vivienda propia es un derecho humano fundamental, de sentido de pertenencia y de dignidad y generará miles de empleos. Va a mejorar el concepto de urbanización, mejorar acceso de servicios de la gente, va a mejorar la calidad de vida.

-Hoy, según datos, el 80 por ciento de las inversiones en construcción va para el sector medio alto y alto…

Sí, hay que aprovechar este momento de crecimiento para que la gente pueda acceder a la vivienda y  al empleo. La vivienda es el espacio propio fundamental que reorganiza todo el sentido de bienestar.

Esto que vemos: 80%  para el sector medio alto y alto, con un 20%  en medio bajo pasaba de forma idéntica en Uruguay. Hoy es al revés. Bajaron, como consecuencia inmediatamente, los alquileres.

fuente : http://ea.com.py/v2/a-que-se-debe-el-boom-de-las-construcciones-en-asuncion/