" /> Colonia del Sacramento, una ciudad segura y sin rejas. 15/10/2014 |

Colonia del Sacramento, una ciudad segura y sin rejas. 15/10/2014

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCompartir

La Tranquilidad de esta en armonia con el desarrollo inmobiliario
Colonia del Sacramento

Por Diego F Migliorisi *

Con motivo de mi viaje a la República Oriental del Uruguay a las jornadas de Diseño, Arquitectura y Patrimonio organizadas por el Consulado Argentino en Colonia del Sacramento tuve la oportunidad de reencontrarme después de muchos años con una esplendida ciudad que brilla por su encanto. Pero por sobre todo alejada de las grandes preocupaciones que aquejan a los argentinos del otro lado del Rio de la Plata, a solo 57 kilómetros en la Ciudad de Buenos Aires o en alguna localidad del sur del conurbano bonaerense.

Uno de los puntos más fascinantes es la cuestión de la seguridad que no solo mantiene en calma la vida de sus habitantes sino que ha florecido un negocio inmobiliario potenciado por cientos de personas cansadas de esta problemática incesante en las grandes urbes.

Mientras en una ciudad observamos casas y balcones enrejados, con alarmas, seguridad privada y demás elementos de prevención del delito, del lado de enfrente es muy difícil encontrar al menos una planta baja con rejas en las ventanas. Es más durante los meses de primavera y verano es común observar ventanas o puertas abiertas de par en par, lujos que pueden darse algunos pocos pueblos del interior de la Argentina.

Desde hace ya algunos años vengo sostienen que lamentablemente, la seguridad se ha incorporado como uno de los factores principales de búsqueda al comprar una vivienda, junto con la ubicación, precio y luminosidad. Y si bien podemos observar que esas condiciones se dan en algunos barrios de la ciudad de Buenos Aires y ciudades del interior del país, Colonia del Sacramento manifiesta seguridad plena pero no gestionada por factores externos, sino de manera concreta.

Esta ciudad que en donde hace más de diez años no se conoce lo que es un homicidio, reproduce la verdadera paz social y de concordia llevando a muchos argentinos a mudar a sus familias y recorrer los días laborales una hora de ida y otra de regreso al puerto de Buenos Aires.

Esta y otras cuestiones ajenas a la seguridad logran catapultar el desarrollo inmobiliario en la zona y por supuesto los valores de los inmuebles. Es decir encontraremos viviendas entre 2300 y 3500 dólares por metro cuadrado, cotizándose a más valores las unidades con vistas al rio o en las zonas céntricas. Pero la cuestión es la tranquilidad y la paz que ofrece la ciudad para vivir.

Por lo tanto la seguridad artificial que ofrecen las grandes ciudades en el mundo contemplan solamente elementos de prevención y disuasión hacia entes delictuales ya existentes, pero en este no hay casi de quien prevenirse ni a quien disuadir, lo que podría denominarse como seguridad natural.

Vale señalar en las grandes ciudades es muy difícil que retornen a la seguridad natural como en siglos pasados, solamente podrán mantener la estructura de seguridad mecanizada que ofrece el Estado y los diferentes elementos de prevención del delito y en las zonas en donde se hacen más efectivas estas acciones mayor demanda tendrá el metro cuadrado.

col2col3

col4col5

col6

*Corredor inmobiliario y abogado especialista en derecho informático, en real estate y seguridad pública.